Que mantenimiento necesita el aire acondicionado del coche?

En Brico-Taller, autotaller en barcelona con box de alquiler para coche y motos te damos respuestas:

Amig@s de Brico Taller, parece que este año el verano está haciendo acto de presencia antes de lo esperado y el calor aprieta con fuerza. Es por eso que debemos mantener con un rendimiento óptimo uno de los principales elementos de confort y seguridad de nuestro vehículo, más en estas fechas: el aire acondicionado o climatizador. Es por eso que os queremos dar una serie de consejos para optimizar el rendimiento del sistema de climatización, así como exponeros unos sencillos consejos para su mantenimiento, dada la fragilidad de algunos componentes del mismo.

boxes-alquiler-bcn-hospi
El funcionamiento del sistema de aire acondicionado de un vehículo se basa en la transformación del aire caliente del exterior en aire frío, o viceversa. Esto se hace gracias a un gas que circula por el circuito. La problemática de este circuito es que está formado por tuberías flexibles, que favorecen la aparición de fugas con el tiempo.
El equipo consta de filtro de habitáculo, de polen o de aire (a sustituir aproximadamente cada 10.000/15.000 km, o menos cuando se circula por zonas de mucho polvo, por un precio que ronda los 80 euros), que retiene partículas de polen, polvo y otras similares (hasta de los gases de escape de nuestro vehículo y de otros aledaños), y que hay que cambiar de forma regular para respirar aire purificado; botella deshidratante, que filtra impurezas y recupera la humedad del circuito para proteger el compresor; válvula de expansión, para que el fluido pase del estado líquido al estado gaseoso, lo que genera el frío; evaporador, que se encarga de enfriar el aire del habitáculo y de neutralizar la humedad; compresor (como en los frigoríficos), que comprime el gas del sistema y relanza el ciclo de climatización; y condensador (de nuevo como en las neveras o en los equipos de climatización domésticos), que enfría el gas y asegura que pase al estado líquido que ha sido comprimido por el compresor.

Hay cuatro claros síntomas que indican que el aire acondicionado no funciona como debería:
– Si no baja la temperatura del interior del coche en poco tiempo. Este problema puede estar ligado al nivel del líquido de fluido, de la botella deshidratante, del filtro del habitáculo o del bloqueo de alguno de los sistemas.
– Si al conectarlo percibes un olor desagradable, lo que se debe a la acumulación de humedad en los conductos de aireación y es síntoma de que el circuito de climatización está infectado de bacterias, polvo y hongos.
– Si se concentra el vaho en los cristales porque no enfría lo suficiente. La solución suele ser cargar el gas del circuito.
– Si hay poco caudal de aire. Lo habitual es que el filtro de habitáculo está obstruido.

Al menos una vez al año, sobre todo al comenzar el verano, conviene revisar su funcionamiento. Lógicamente, el sistema se desgasta cuanto más se utiliza, pero también lo hace si no lo ponemos nunca en marcha, incluso en invierno.
Constataremos que el sistema falla si la temperatura interior no desciende rápidamente al conectarlo, lo que puede estar ligado al nivel del líquido de fluido, a la botella deshidratante, al filtro del habitáculo o al bloqueo de alguno de los elementos.
También si al conectarlo desprende olores desagradables por acumulación de humedad, bacterias, polvo y hongos; si produce vaho en los cristales porque no bien (suele responder a falta de gas en el circuito); o cuando sale poco caudal de aire, habitual de filtros obstruidos y una de las averías más habituales. Ojo a las salidas o toberas de aireación sobre el salpicadero: de vez en cuando hay que limpiarlas porque acumulan polvo entre sus rejillas.
Recargarlo no es una operación compleja, pero requiere herramientas específicas. De promedio, una carga de gas ronda los 30 euros en un taller multimarca, pero salvo por fugas del sistema (sobre todo en conductos y manguitos) al cabo del tiempo, no es fácil que el circuito se descargue.

boxes-alquiler-hospi-bcn
Por cierto, la temperatura ideal de funcionamiento debe oscilar entre 21 y 23ºC, ratio que se considera de confort y como saludable. Según modelos, la activación del circuito incrementa el gasto del vehículo hasta un 20 por ciento, aunque los equipos modernos ajustan mucho más el consumo y apenas restan potencia al propulsor.
También es cierto que en los modelos con sistema de parada y arranque automáticos de motor se desactiva cuando el vehículo se detiene por espacio de unos segundos, para no descargar la batería. Algo fácilmente apreciable pues, de inmediato, el sistema reduce el caudal de aire emitido y éste, además, se aprecia más cálido.
En verano, en días muy calurosos, antes de conectar el aire acondicionado baja las ventanillas del coche para que la temperatura del habitáculo no sea tan elevada: normalmente esta suele ser muy superior a la del exterior y, si conectas el aire nada más subirte, harás que trabaje al máximo rendimiento y se deteriore más.
En invierno, enciende periódicamente el aire acondicionado para evitar obstrucciones. Además, recuerda que en esta época del año es un método rápido y excelente para eliminar el vaho de los cristales si lo conectas con la temperatura alta.

Y por supuesto, si necesitáis hacer cualquier reparación referente al aire acondicionado, climatizador, o cualquier otra, no dudéis en visitarnos,y tener el coche siempre a punto en nuestros boxes de alquiler por horas de Barcelona y Hospitalet, Brico-taller, tuautotaller de confianza para reparar el coche tu mismo.